Hadasa

Después de los 30´s, debes consentir más tu piel.

 

A partir de los 30 años, los componentes esenciales de la piel como el ácido hialurónico y el colágeno se van reabsorbiendo, además, empiezan a aparecer las líneas de expresión y las manchas generadas por el sol.
Por eso, cuidarse ahora con más esmero será una garantía para lucir un rostro fresco y joven, aunque pasen los años.
Nuestra médica dermatóloga asesora, recomienda los siguientes consejos que ayudarán a una piel del rostro saludable:
– Desmaquíllate muy bien antes de dormir; durante la noche la piel vive un proceso de reparación.
– Selecciona con precaución el maquillaje.
– Evita exponerte a ambientes desmedidos de polución; pues generan acumulación de grasa y residuos en la piel.
– Empieza el uso de cremas antienvejecimiento en la noche.
– Utiliza mascarillas detoxificantes o de exfoliación una o dos veces por semana.
– Hidrata todos los días la piel (mínimo ocho vasos de agua al día, frutas y vegetales ricas en vitaminas C y E).
– Aplica protector solar especial para la cara y otro para el resto del cuerpo.

Dos tipos de piel opuestos

Piel blanca – seca
Tiende a envejecer más tempranamente que una piel morena; es más sensible al sol, se marcan con mayor fuerza las líneas de expresión y el cáncer de piel es más frecuente. Se recomienda el uso del protector solar por encima de 50.
Piel morena – grasa
Se va a envejecer menos. Una mujer de 45 años va a lucir más joven que una de 30, se recomienda usar protector con factor 30 como mínimo.

Infaltable rutina

De día

Clave: aplicar y reaplicar cada cuatro horas el protector solar.
Limpiador, hidratante y protector solar.

Noche
Se repara la piel de todos los daños causados en el día.
Limpiadora o desmaquilladora, tónico (retirar las impurezas, previene el proceso de envejecimiento de la flacidez) e hidratante.

Comments

comments

Martin 0405
Siempre me ha gustado escribir. Desde que crearon los blogs, han sido mi pasión.